jueves, 12 de mayo de 2011

Ava Gardner / El animal más bello del mundo


Ava Gardner
EL ANIMAL MÁS BELLO DEL MUNDO

Fue una de las criaturas más bellas de su tiempo. Ava Lavinia Gardner era su nombre. Nació la Navidad de 1922 en Grabtown, Carolina del Norte, y murió en Londres el 25 de enero de 1990. Bella y fotogénica, una de las grandes estrellas y sin duda uno de los mitos del Séptimo Arte. Así la describe Lee Server en Ava Gardner, una diosa con pies de barro: "Tenía una piel blanca que irradiaba luz; sus ojos eran como esmeraldas andinas; los pómulos, prominentes; su boca, ancha y sensual, en forma de media luna; su cuerpo, fuerte y de elegante figura, se movía con felina insolencia y poseía la gracia de una bailarina. Interpretó a mujeres seductoras, aventureras y atrevidas, tanto en el cine como en su vida privada. En la pantalla, transmitía una imagen de oscuro atractivo. Se decía que verla en persona hacía aumentar la presión sanguínea y ponía los vellos de punta. Conocerla de una forma más íntima suponía rendirse a una loca pasión y arriesgarlo todo."

Ava Gardner es poseedora de innumerables premios, cabe destacar entre ellos: Nominación a la mejor actriz por la Academia de los Oscar de Hollywood y por el Círculo de Escritores de Nueva York en 1953 por "Mogambo" y en 1954 por "La Condesa Descalza". Nominada a la mejor actriz por la Academia Británica en 1957 por "Cruce de destinos" y en 1960 por "La hora final". Concha de oro del Festival de San Sebastián en 1964 por "La noche de la iguana". Nominada a los Globos de Oro de la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood a la mejor actriz por su papel también en "La noche de la iguana". Medalla de Honor del Presidente en 1982 por su contribución al Estado y a la Nación.



Impactó de tal forma al dramaturgo Tennesssee Williams, durante el rodaje de "La noche de la iguana", que éste encadenó una iguana de verdad al porche de su casa y la llamó "Señora Ava Gardner".


Según la ficha que le hicieron cuando llegó a Hollywood, Ava tenía una altura de 1.70 cm, y unas medidas exactas de 92-50-92. A lo largo de su vida estas medidas pudieron cambiar algo, pero indudablemente siempre se mantuvo espléndida.

Gardner estuvo casada en tres ocasiones, todas ellas con actores conocidos. Su primer matrimonio fue con Mickey Rooney, que duró menos de un año. El segundo, con Artie Shaw, fue igual de breve. Su tercer marido fue Frank Sinatra, con el que estuvo casada seis años, entre 1951 y 1957, una tormentosa relación que hizo correr ríos de tinta.

Guillermo Cabrera Infante consideraba que la austriaca Hedy Lamarr y Ava Gardner eran las mujeres más bellas del cine americano. "Curiosamente, ambas fueron pésimas actrices", agregó Cabrera Infante. Para Charlon Heston era una "triste, triste dama", pero para Humphrey Bogar fue "sencillamente inolvidable". "Era maravillosa,te enamorabas de ella sin poderlo remediar", dijo Robert Mitchum. George Cukor casi hace un poema con sus recuerdos: "Ava era encantadora, una auténtica reina de la pantalla realmente excitante; maravillosa de contemplar y con unas piernas adorables. Cuando pasa por la pantalla te dan ganas de dejarlo todo y seguirla." En cambio, Burt Lancaste es mucho más breve, preciso y gráfico: "La primera vez que besé a Ava Gardner, en el rodaje de Forajidos, tuve una erección".

El actor Gregory Peck la conoció cuando tenía 23 años  y "ya era una mujer como para morir por ella". La conoció durante cuarenta años y siempre lo sorprendía. "Quizá bebía más de la cuenta, pero en el trabajo nunca vi ningún indicio de alcohol. Nunca llegaba tarde, siempre sabía su diálogo y siempre fue disciplinada", dijo el actor.

Después de sufrir una apoplegía, no soportaba que alguien la viera. La actriz Arlene Dahl llamó por teléfono y le dijo que quería hablar con la verdadera Ava. "Está muerta", respondió Ava. Arlene dijo de ella una frase que podría ser su epitafio: "Ava amaba la ginebra, el vodka y a Frank Sinatra".

La última noche pidió un vaso de leche y una galleta. Carmen Vargas, su ama de llaves, fue a la cocina y cuando volvió y la llamó, Ava Gardner solo dijo: "Estoy cansada". Fueron sus últimas palabras. Entonces Carmen colocó una almohada bajo su cabeza. Eran las 10: 30 de la noche del 25 de enero de 1990. Londres sufría la devastadora presencia de un enorme huracán que azotaba la capital inglesa con ráfagas de hasta 160 km/h. Probablemente sea una de las tormentas más devastadoras en esta ciudad. Al día siguiente el huracán ya casi había desaparecido, solo se hacía patente la presencia de la más absoluta soledad que anunciaba la desaparición de la que fue probablemente una de las actrices que más repercusión y admiración han levantado en la historia del cine a escala mundial. Realmente esa noche no llovía. El mundo entero y en especial Londres lloraban desconsoladamente la inevitable pérdida de una mujer con una belleza que aun hoy día sigue siendo un punto de referencia. Una de las mujeres más hermosas de la historia. El animal más bello del mundo.



Luis Miguel Dominguín, el torero español, uno de sus famosos amantes, hizo de ella un retrato muy equilibrado: "Ava era una persona de una extraordinaria calidad humana. Como belleza física está claro que nunca tuvo discusión, pero lo que mucha gente no sabe es que tenía tanta belleza moral como física. Desprendida y generosa, el dinero no contaba para ella. Eso sí era irritable y caprichosa. Tenía que tener lo que quería en el momento que lo quería, y cuando se le llevaba la contraria era imposible. Se guiaba por sus impulsos, no pensaba con la cabeza, pero no porque fuera tonta, sino porque era así, instintiva. Tenía un caracter muy fuerte, aunque a los cinco minutos se le había olvidado completamente lo que le había hecho saltar. Ava también era muy amiga de sus amigos, con una lealtad inmensa. Se daba íntegra, no tenía frenos ni trabas. Además era una mujer que siempre iba al natural, pues no le daba la menor importancia a la belleza. No se maquillaba practicamente, no necesitaba nada. Otro factor importante de su forma de ser era su recuperación física. Tan tremenda que con una hora de sueño estaba dispuesta a trabajar diez horas seguidas. Además, no veía el riesgo en nada. Toreó conmigo al alimón alguna vez en Villapaz, como si nada. Ava era indiscutiblemente una fuerza de la naturaleza."

Lola Flores dijo: "A Ava Gardner parece que la estoy viendo en la Feria de Abril de Sevilla, con aquel hoyo en la barbilla, aquel corte de cara... Nadie como ella para saber estar en un sitio, hasta que dejaba de estarlo, porque bebía demasiado..."

En la película La condesa descalza, sus publicistas la denominaron "El animal más bello del mundo". Desde entonces se conoció a Ava Gardner con este apelativo.


Ella mismo, por su parte, alguna vez dijo: "En el fondo, soy bastante superficial".





















Con Frank Sinatra


Con Robert Mitchum





Con Frank Sinatra

































Bibliografía:
Jose Manuel Serrano Cueto, Ava Gardner de la A a la Z


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada